FALTA DE CONCIENTIZACIÓN Y ACCESO PRESENTAN BARRERAS PARA UNA BUENA VISIÓN EN LAS MUJERES: PARTE 1

Dr. Clare Gilbert, Professor in International Eye HealthEn nuestro blog más reciente, discutimos la necesidad de ampliar la definición de acceso cuando se trata del cuidado de la vista. Debemos reinventar el tema para abarcar el acceso a la información, la tecnología y los métodos de atención. Además, necesitaremos asegurarnos de que todos aquellos que necesitan acceso lo reciban, lo que incluye a mujeres y niñas que a veces enfrentan barreras que les impiden obtener los servicios de atención de la vista que necesitan.

En una serie de dos partes sobre acceso visual para mujeres, recientemente entrevistamos a la Dra. Clare Gilbert, profesora de salud ocular en el Centro Internacional de Salud Visual (ICEH) en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, para reflexionar sobre el estado actual de la visión en las mujeres. Gilbert también es miembro fundador de la Junta Asesora del Vision Impact Institute.

***

VII: Una investigación de la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera o IAPB (por sus siglas en Ingles) sugiere que las mujeres aún tienen 1.3 veces más probabilidades de ser ciegas que los hombres, lo que significa que el 55% de las personas con discapacidad visual son mujeres. ¿Por qué es este el caso?

 CG: Hay dos razones principales por las cuales las mujeres son más propensas a padecer de ceguera que los hombres:

  • Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar algunas enfermedades oculares, como la catarata y la degeneración macular relacionada con la edad, a un ritmo más alto que los hombres. Las razones de esto no se entienden completamente, pero pueden reflejar una exposición diferente a los factores de riesgo a lo largo de su vida que los hombres, como es la luz ultra violeta. También puede haber influencias genéticas u hormonales, pero esto aún no está claro. En muchos países, las mujeres también viven más que los hombres y tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades oculares que llevan a la ceguera asociada al envejecimiento.
  • En segundo lugar, y probablemente el más importante, es que las mujeres tienen menos probabilidades de acceder a la atención ocular cuando tienen un problema, particularmente en países de bajos ingresos. Para esto hay varias explicaciones:
    • Es más probable que las mujeres consideren que sus propias necesidades de salud son menos importantes que las necesidades de otros miembros de la familia.
    • En muchos países, los hombres son la cabeza del hogar y toman las decisiones sobre cómo se utilizan los recursos del hogar. Las mujeres a menudo carecen de control en la toma de decisiones o para demandar acciones.
    • Por razones culturales, en algunos lugares, los hombres reciben un trato preferencial. En muchas sociedades, todavía son vistos como los principales generadores de recursos, y es más importante que estén saludables y puedan trabajar.
    • En algunos países, se espera que las mujeres en el lugar de trabajo tengan un cierta “apariencia” lo que influye en lo que se espera que usen y vistan, incluido el uso de anteojos.
    • En otras comunidades, a las mujeres no se les permite viajar solas, o temen hacerlo. De hecho, las mujeres mayores que son viudas enfrentan desafíos particulares, ya que carecen de apoyo financiero y tienen que negociar una escolta o acompañante.

VII: De vez en cuando, escuchamos historias de mujeres que enfrentan estigma en su trabajo o vida personal por el uso de anteojos. ¿Cómo has visto este problema manifestarse en tu trabajo?

 CG: He visto esto en estudios de errores de refracción entre escolares de la India, donde las niñas que usan gafas se consideran discapacitadas y tienen menos probabilidades de casarse. Sus padres no quieren que ellas usen anteojos. Sin embargo, en dos estudios en los que participé, las niñas tenían más probabilidades de usar sus gafas que los niños, ¡tal vez porque son culturalmente menos rebeldes!

VII: ¿Qué implicaciones tiene esto para las comunidades? ¿Cuáles son las soluciones?

 CG: Las mujeres con problemas de visión tienen menos probabilidades de contribuir o participar en las actividades del hogar, incluidas las compras, la preparación de alimentos, la agricultura a pequeña escala y el cuidado de los nietos. Esto puede generar costos de oportunidad para sus propios hijos. Los factores culturales arraigados tomarán tiempo para cambiar, pero estos podrán cambiar a medida que las mujeres se eduquen mejor y tengan una mayor alfabetización en el cuidado de la salud.

Los proveedores de salud visual no siempre están conscientes de las diferencias en los desafíos de acceso entre hombres y mujeres. Esto debe cambiar, y las diferencias de acceso deben ser monitoreadas y abordadas.

Idealmente, las posibles soluciones deberían provenir de los afectados, a través de una investigación cualitativa y participativa de buena calidad. Las soluciones muy prácticas podrían incluir el transporte, usando mujeres que han tenido un tratamiento exitoso como consejeros informales y tener diferentes escalas de precios para hombres y mujeres. En muchos casos, las comunidades donde viven las mujeres afectadas no proveen soluciones potenciales. Los líderes comunitarios influyentes podrían sugerir a otros miembros a acompañar a las mujeres al hospital o incluso proporcionarles transporte. Es bien sabido que cuando se realizan brigadas de servicios de salud visual gratuitos en comunidades pobres, las mujeres mayores se presentan predominantemente solas. Esto implica que la falta de acceso no se debe a que no quieren ver mejor, sino a todos los desafíos sociales y económicos que enfrentan.

VII: ¿Qué pueden hacer los profesionales del cuidado de la vista, los padres y otros defensores para garantizar que se rompan estos estigmas?

 CG: Creo que hay varios enfoques posibles. Existe una gran necesidad de educación sanitaria, para que las personas entiendan qué son los errores de refracción y cuáles son los beneficios de usar anteojos. La asesoría individual también es importante para explicar a los padres de las niñas que sus vidas mejorarán enormemente y que es más probable que tengan éxito en la escuela si usan sus anteojos. Las modelos o personas de influencia también son importantes, ya que las personalidades pueden convertirse en embajadoras y servir como ejemplo a seguir para una generación más joven que debe ver bien para tener éxito.

***

Continuamos la conversación con la Dra. Gilbert en la Parte 2 de la discusión. Únete a nosotros aquí.

Categories

Archive

RSS