Cuando el secreto de avanzar está en comenzar

Al sentarme a escribir el blog de este mes, mi incapacidad para concentrarme me resulta abrumadora. Al inicio de cada año, hacemos planes para lograr grandes objetivos a nivel personal y profesional y mucho de lo que hemos leído se centra alrededor de los grandes cambios que se realizan a la vez. En mi caso, una mudanza, las vacaciones y un viaje de negocios inmediatamente después, causaron estragos en algunos de mis objetivos personales ya establecidos. Esto sumado a un sinfín de predicciones para el mundo en 2020. A veces,
lo que en un momento más simple parece alcanzable, ahora parece una pesada carga.

Mark Twain dijo una vez: “El secreto de avanzar está en comenzar”. Escribir este blog comenzó simplemente con las primeras cinco palabras, pero observando el contexto general, ¿cuánto nos costará comenzar a lograr los objetivos más grandes que hemos establecido?

En la industria de la visión, reconocemos que el panorama de cuidados de la salud está cambiando, la población mundial está aumentando y aun millones de personas en todo el mundo necesitan corrección y protección de su visión. Sin embargo, se han establecido ENORMES objetivos para atraer la atención mundial a este problema que traspasa nuestra industria. A fines del año pasado, celebramos la publicación de dos informes: The World Report on Vision (WHO) y Eliminating Poor Vision in a Generation (Essilor) que, en conjunto, definen el alcance del problema y los pasos para brindar la solución.

Los pasos no llevan a una solución inmediata, especialmente cuando el problema de la incapacidad por visión no corregida afecta a al menos 2200 millones de personas. Un paso lleva a otro y a otro. Un paso a la vez, junto a los socios que comparten nuestras ideas y nos acompañan, inevitablemente garantizará que alcancemos nuestro objetivo colectivo de eliminar la visión deficiente para el año 2050.

Los pequeños pasos permiten metas factibles

Nos hacen comenzar. Son sostenibles en el tiempo. Su efecto es acumulativo y fortalecedor, creando el impulso para el “viaje de miles de millas” que nos queda por delante.

En Vision Impact Institute, podemos afrontar muchos de nuestros grandes objetivos, ya sean locales o mundiales, al tomar pequeños pasos con personas que tienen un gran compromiso para resolver el problema. Los grandes problemas cambiarán a través de pequeñas acciones. Y la visión deficiente no es la excepción.

Margaret Mead, una popular antropóloga cultural norteamericana de la década de los años 1960 y 1970, dijo: “Nunca duden que un grupo pequeño de ciudadanos comprometidos y altruistas puede cambiar el mundo. Es lo único que realmente puede hacerlo”.

Continuamos comprometidos con los problemas de la visión deficiente y cómo esto afecta el aprendizaje en niños, la capacidad de los trabajadores de ser productivos y las responsabilidades de los conductores para crear condiciones más seguras para todos los usuarios de la vía.

Al mostrar su interés en leer esto, usted también es una de esas personas comprometidas. ¿Qué pequeños pasos puede dar usted hoy, mañana y el siguiente día para asegurarse de influir positivamente en la vida de otra persona simplemente al hacer que pueda ver bien?

Categories

Archive

RSS