Visión: un compromiso de por vida

Soy madre de tres chicos, y por eso, estoy convencida de que los padres harían lo que fuera para que sus hijos gocen de buena salud. Cuando supe que la visión deficiente podría afectar la salud general de mis hijos, su rendimiento académico y futuras oportunidades, no dudé en consultar a un optometrista. Fue una sorpresa enterarme de que dos de mis tres hijos necesitaban corrección para la miopía y de que uno tenía astigmatismo severo. Creo que la ignorancia que tenía sobre la visión de mis hijos se debe a que yo nunca necesité corrección para la visión y, en consecuencia, asumí que ellos no tendrían problemas de vista. Sin embargo, unos años después, yo también necesité corrección porque mis ojos estaban envejeciendo. La atención de la visión es, realmente, un compromiso de por vida para todos.

A nivel global, el 63 % de los niños con visión deficiente en el grupo etario de 0 a 15 años solo necesitan anteojos para cambiar la forma en que ven el mundo. De hecho, el defecto de refracción no corregido es la principal causa de la visión deficiente en todo el mundo y la segunda causa de ceguera (de todos modos, el 80 % de los casos de visión deficiente se puede corregir a cualquier edad).

Un estudio reciente en niños, adolescentes y adultos de 14 estados mexicanos fue el primero que brindó datos sobre este tema y reveló que más del 59 % de la población sufre de defectos de refracción no corregidos y que la miopía es la causa principal y representa el 24,8 % en todos los grupos etarios.

En el grupo de personas de 10 a 29 años, la miopía resultó ser el defecto de refracción más común, y la frecuencia tendió a aumentar en esta población más joven. Los estudios insisten en destacar la importancia de diagnosticar los defectos de refracción a temprana edad. Sin embargo, muchos padres (como yo) todavía no saben si sus hijos tienen algún problema. El estudio también demuestra que hubo una relación entre la edad y todos los defectos de refracción: aproximadamente un 60 % de aquellos que tenían defectos de refracción tenían 50 años o más.

Según los autores, en México, la competencia entre las prioridades de salud visual también implica que los proveedores de atención visual a veces restan importancia a los servicios relacionados con los defectos de refracción para dedicarse a enfermedades oculares más importantes. Es necesario brindar servicios de refracción en todos los niveles del sistema de atención de la salud, especialmente en el nivel de atención primaria, donde se brindan servicios a la comunidad.

Clínicas como Salud Digna están derribando barreras al permitir el acceso a profesionales del cuidado visual a un costo asequible en comunidades locales. Al incorporar el cuidado de la visión en el cuidado de la salud general de los pacientes, están generando un cambio en la forma en que México ve el mundo, paciente a paciente.

Mientras buscamos cambiar el paisaje de la visión saludable a lo largo de la vida, debemos trabajar para garantizar que los beneficios de la refracción, corrección y protección de la vista se reconozcan como prioritarios en la atención de la salud.

Categories

Archive

RSS