Avances en el Primer Congreso Mundial de Optometría

Mientras vuelvo a casa después de este Primer Congreso Mundial, no puedo evitar pensar en cómo el mundo está lleno de disparidades. La educación y la innovación en el campo de la optometría mejoraron las vidas de las personas. Hemos sido testigos de cómo el diagnóstico temprano y el tratamiento contribuyen a un estilo de vida duradero, saludable y productivo.
Pero la realidad es que, mientras algunos disfrutan de un acceso sin precedentes a atención de vanguardia, los menos afortunados aún no la tienen. Las personas que viven en países en desarrollo tienen la imperiosa necesidad de acceder a servicios de optometría, aunque en muchos países existen muy pocos profesionales de salud de la visión que brinden este tratamiento.

Sabiendo esto, tenemos la innegable responsabilidad de defender una mejor salud visual en todo el planeta. El Congreso Mundial de Optometría (WCO) y sus socios están haciendo justamente eso. La organización se dedica a establecer la dirección futura de la optometría en todo el mundo y se fijó la meta de reducir la ceguera evitable en un 25 % para el año 2019. Notablemente, se trata de un paso importante en la dirección correcta.

Antes de que comenzara la reunión, tuve el privilegio de participar en un Foro Presidencial con líderes mundiales de la industria, presidentes de escuelas de optometría, ONG y partes interesadas influyentes en una serie de mesas de diálogo en las que se discutió sobre la educación de la nueva generación de profesionales de la atención de la visión, normas, contribuciones a la agenda de salud mundial y movilización de recursos en nuestro entorno. Mis ojos se encuentran bien abiertos ante el hecho de que los desafíos que enfrentamos son universales; no son simplemente problemas localizados. Así es que una de las iniciativas claves del WCO es estandarizar las calificaciones y la educación de optometría a nivel mundial.

El Primer Congreso trató temas educativos diversos entre los que se incluyeron miopía, retinopatía diabética, visión disminuida, salud visual universal y un plan de acción global, y el impacto de la tecnología en la práctica del futuro. Tuve el honor de unirme al Profesor Kovin Naidoo en el escenario para presentar las consecuencias socioeconómicas de la visión deficiente.

Hoy, 2500 millones de personas aún necesitan corrección visual en todo el mundo. La escala de este desafío global es tan inmensa que se requiere que las personas trabajemos juntas para llevar a cabo los cambios necesarios. Está creciendo el reconocimiento de la importancia de la optometría en los sistemas de salud, pero aún resta mucho por hacer. El Primer Congreso Mundial realmente fue una conferencia con ideas optimistas del cual todos necesitamos llevar el mensaje de la importancia de la visión saludable hacia aquellos que pueden efectuar cambios en el mundo. Debemos seguir trabajando juntos… ¡otorgando voz a la visión!

Síganos en LinkedIn

Categories

Archive

RSS