Impulsando el cambio en la atención de la visión

En la tercera reunión de alto nivel de las Naciones Unidas sobre enfermedades contagiosas de la semana pasada, se citó a Michael Bloomberg: “Las ciudades pueden ser los motores del cambio más allá de sus fronteras. Cuando las políticas funcionan a nivel local, hay más probabilidades de que los gobiernos nacionales las adopten”. Aunque el contexto no era exactamente el mismo en el que escribo, me sorprendió el hecho de que esta es la manera en que el Vision Impact Institute y muchas otras organizaciones están logrando cambios en todo el mundo. Al dar los primeros pasos hacia el cambio local con respecto a la atención de la visión, tenemos la oportunidad de progresar y así cambiar la forma en que nuestro mundo ve.

Este mes, en el Día Mundial de la Visión, muchas organizaciones destacarán la necesidad de una atención de la visión en todas partes, y al reflexionar sobre lo que significa “en todas partes” en el contexto de la salud visual, recordé que no todo se trata de geografía y que más bien suele tener que ver con nuestras tareas de todos los días. En todas partes significa en la escuela, en el trabajo o en casa. En todas partes significa en la ciudad o en el país, o en las rutas por las que viajamos.

De hecho, el Vision Impact Institute ha dedicado especial atención en los últimos dos años a las rutas que recorremos, ya sea como conductores, pasajeros, ciclistas o peatones. Una buena visión es fundamental para la seguridad en las rutas, y debemos dar prioridad a la necesidad de que se impongan normas mínimas para los conductores en todo el mundo a fin de crear rutas más seguras para todos.

Cuando empecé a investigar sobre el tema de la visión y la seguridad vial hace un par de años, me sorprendió descubrir que dentro del Objetivo de Desarrollo Sostenible n.º 3 de las Naciones Unidas se encuentra la meta de reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tránsito en el mundo para el 2020”; sin embargo, el concepto de una buena visión se encuentra notablemente ausente entre los medios necesarios para lograr este objetivo. En numerosos informes de la ONU y de la OMS de años anteriores, se señaló que “la visión deficiente de los usuarios es un factor de riesgo principal que influye en los accidentes y un factor de riesgo principal en las lesiones causadas por accidentes de tránsito en todo el mundo”. Hoy en día, la buena visión ni siquiera forma parte de su agenda de seguridad en las rutas.

Pero, estamos cambiando eso.

En este Día Mundial de la Visión, me siento inspirado por los muchos esfuerzos locales para mejorar la visión y la seguridad vial específicamente de la India, país con las rutas más mortales del mundo. Desde nuevas investigaciones hasta cambios esperanzadores en las políticas, estas medidas locales para priorizar la atención de la visión podrían tener consecuencias mundiales para las personas en todas partes.

La atención de la visión en todas partes debe empezar en alguna parte. El trabajo colectivo que nuestras organizaciones han emprendido para priorizar la visión se suma a las fuerzas que buscan impulsar el cambio, y creo que cada acción local está teniendo su repercusión en el mundo, y este no podrá ignorarlas.

Categories

Archive

RSS