Centrar el enfoque sobre el movimiento de la miopía

Recientemente, la palabra miopía se ha convertido en una palabra de moda para los medios en temas que van desde la política y las finanzas en el ámbito mundial hasta la educación y la visión. Durante años, el término miopía podría haber sido solo algo que escuchaba de su oculista cuando usted o un integrante de su familia experimentaban una visión lejana borrosa. Probablemente, el médico le recetó un par de anteojos para corregir la visión corta, y usted estaba muy contento por ver el mundo con claridad.

Actualmente, se está desarrollando un movimiento de la miopía. Una búsqueda rápida en Google revela que los debates acerca de la miopía visual como un problema de la salud pública comenzaron en 2005 pero, incluso recientemente, seguía siendo un problema sin causa. La investigación clave destaca que la prevalencia de la miopíaen el ámbito mundial sigue aumentando para los niveles de crisis a medida que nos acercamos al 2050, pero ¿por qué es importante esta investigación? ¿Qué significa realmente, la epidemia de la miopía, y por qué necesitamos un movimiento para cambiar la dirección a la que apunta nuestra visión del mundo?

Para 2050, la mitad de la población mundial será miope. Pensemos en ello.

La mitad de la población en 2050 sumaría un total de más de cinco mil millones de personas que tendrán problemas con la visión lejana. Eso es importante debido a que actualmente estamos observando una aparición temprana de la miopía a raíz de numerosos factores ambientales, no solo a los genéticos. En realidad, la miopía podría convertirse en la causa más común de invidencia irreversible en todo el mundo. Y, si bien se están realizando investigaciones e innovaciones de productos para ayudar a reducir la progresión de la miopía, en este momento no nos estamos adelantando al problema lo suficientemente rápido.

Es importante porque un estudio reciente demuestra que el impacto global atribuido a la miopía excede más de $244 mil millones anualmente. Este análisis no justifica el costo de la pérdida de educación debido a una visión deficiente. No aborda los costos asociados con los accidentes de tránsito o el costo de la posible invidencia resultante de desatender una miopía elevada, que los investigadores proyectan aumentar siete veces desde 2000 a 2050.

La buena noticia es que lo que comenzó como un debate en 2005 se está convirtiendo en un movimiento en 2019. En los últimos años, el Vision Impact Institute (VII) ha tenido la oportunidad de patrocinar colaboraciones tales como la del International Myopia Institute, que reúne personas de todas las áreas de investigación sobre la miopía para abordar la situación. En un artículo, Miopía  – Un problema de la salud pública del siglo XXI, ellos establecen: “La miopía debe ser reconocida como un problema de la salud pública si es que va a haber un cambio de enfoque en cuanto a esta afección, y solo un esfuerzo colaborativo de todos los investigadores y profesionalesdel cuidado ocular podrán provocarlo”.

Un artículo secundario exige la educación más allá del cuidado ocular, y establece: “En la prevención de la progresión de la miopía, no solo los profesionales del campo relacionado con la vista deben ser bien versados en la materia. En Taiwán y en China ya se están utilizando iniciativas basadas en la escuela, que incluyen tiempo al aire libre y una reducción en las horas de tarea. Las maestras de las escuelas primarias deben conocer estos métodos nuevos y deben poder informales a los padres y alumnos, además de proporcionar acceso a recursos adecuados”.

Dada la perspectiva global de la miopía, es evidente que es un problema creciente para todos nosotros. La buena noticia es que conjuntamente encontraremos una solución. Todos podemos ser defensores. Todos podemos despertar conciencia. Si hacemos nuestra parte para garantizar que todo el mundo vea mejor por medio de acceso a la información, exámenes de la vista y anteojos, podemos conjuntamente imaginar un mundo mejor para todos.

Categories

Archive

RSS