Los mejores deseos para VII

Recuerdo cuando, en diciembre del 2012, vi por primera vez estudios y datos sobre la visión deficiente. Me desconcertó su magnitud. Las consecuencias de la visión deficiente no corregida son obvias y superan nuestras estimaciones iniciales. Las cifras son terribles: la cantidad de personas involucradas (2 500 millones), la pérdida en productividad ($272 mil millones por año), los costos asociados con la deficiencia educativa de los niños, las lesiones en adultos mayores, los riesgos en seguridad vial y mucho más. Más allá de los costos, hemos demostrado el impacto de la visión deficiente en la sociedad y sus consecuencias en la calidad de vida de los individuos.
Otra sorpresa: estas consecuencias no se limitan a los países emergentes sino que también afectan a los países desarrollados.
Los medios han difundido ampliamente la información desde un ángulo económico. Sin embargo, también probamos que en muchos casos la principal barrera para que las personas corrijan su visión es no tener acceso a las soluciones, más que no contar con el dinero necesario.
Naturalmente, compartimos nuestra sorpresa con las autoridades públicas con quienes nos reunimos. A veces había dudas o preguntas sobre los estudios almacenados en nuestro sitio web. Pero, en general, la evidencia que recopilamos mejoró enormemente la comprensión global sobre el impacto de la visión deficiente.

Los profesionales de la industria óptica recibieron con alegría el enfoque del Vision Impact Institute. Tuvimos la oportunidad de generar conciencia sobre nuestros descubrimientos entre oftalmólogos, optometristas y ópticos mediante diversas conferencias y reuniones. Su apoyo fue decisivo.

Antes de dejar Vision Impact Institute para tomar un nuevo cargo, me gustaría agradecer a todas las partes interesadas que tratan con la salud de la visión, con quienes he tenido el placer de reunirme, por su apoyo continuo. Agradezco también a los fieles lectores de estos blogs por su atención y sus comentarios. Gracias a Essilor por su respaldo constante, sin el cual esta iniciativa no existiría.

También me complace anunciar que Maureen Cavanagh ha sido designada presidenta de Vision Impact Institute.  Maureen, radicada en Dallas, Texas, llega con 23 años de experiencia óptica en varios puestos ejecutivos en los Estados Unidos.  Recientemente, fue presidenta de Nassau Vision Group y OOGP en Nueva Jersey.  Está entusiasmada por tomar este nuevo puesto y continuará avanzando para proporcionar evidencia convincente sobre la necesidad de hacer de la visión saludable una prioridad.

La tarea continúa siendo convencer a los gobiernos para que coloquen en su agenda la salud visual y promuevan soluciones simples y asequibles. Ver que los niños se benefician de un examen ocular, devolverles la sonrisa y darles la posibilidad de un cambio de vida es algo que deseo que todos puedan experimentar.

Ha sido una misión apasionante y un verdadero privilegio promover esta gran causa.

Jean-Félix Biosse Duplan

Categories

Archive

RSS