Nosotras también merecemos ver bien


Este año, en el Día Internacional de la Mujer, se nos recuerda que un mundo con igualdad es un mundo mejor. Cuando leí por primera vez el eslogan Balance for Better (Igualdad para mejorar), se me vinieron a la mente muchas ideas: la igualdad de género en el empleo y la remuneración; la igualdad en las oportunidades de liderazgo, educación y aprendizaje; y los mismos derechos al acceso a la atención de salud tanto para hombres como para mujeres.

Recuerdo cuando tomé conciencia de que la visión deficiente afecta mucho más a las mujeres que a los hombres, pero el número de mujeres que reciben y se benefician de la corrección de la visión es menor. También me sorprendió que esta realidad no solo existe en países en desarrollo, sino que es una problemática a la que se enfrentan incluso los países de ingresos más altos. Quería entender por qué esta falta de igualdad se sigue observando hoy en día. Debo admitir que algunas de las razones por las que las mujeres y niñas del mundo siguen luchando para tener una buena visión me decepcionan. Deberían decepcionarnos a todos.

Que estudios recientes revelen que las niñas en algunos países no usan anteojos para corregir su visión porque sus padres no las dejan pone en evidencia que nos estamos equivocando. Que los adolescentes, en su mayoría mujeres, se nieguen a usar anteojos, lo que les permitiría ser más eficaces, porque se les ha enseñado erróneamente que serán menos atractivos para los demás nos demuestra que necesitamos reevaluar nuestras prioridades. Que estemos celebrando que a una presentadora de noticias se le “permitió” usar sus anteojos en el aire por primera vez en la historia y lo consideremos una señal de progreso significa que tenemos mucho trabajo por hacer para lograr la igualdad para mejorar. Todavía en el 2019, se siguen observando estigmas en torno a niñas y mujeres que usan anteojos, y los países con poblaciones multiculturales se enfrentan al reto de encontrar igualdad para que las niñas tengan una buena visión.

El Vision Impact Institute está trabajando con colaboradores de todo el mundo para asegurar que los niños (tanto niños como niñas) tengan acceso temprano e igualitario a la atención de la visión. Si una niña no puede ver bien, estamos obstaculizando su capacidad de aprender desde el principio. Si nosotros, como una industria formada por personas con ideas afines de muchas organizaciones diferentes, les damos a niñas y mujeres la posibilidad de ver bien, podrán disfrutar de mejores oportunidades en la vida, desde la educación hasta tener un empleo y ser el sustento de sus familias en el futuro.

Mientras celebramos el Día Internacional de la Mujer y seguimos discutiendo sobre el papel de la visión durante todo el mes de marzo y en adelante, queremos recordarles a las mujeres (y a los hombres) de todo el mundo que el uso de anteojos para la corrección de la visión no demuestra imperfecciones, sino que demuestra eficacia.

Acompáñeme, a mí y a muchas otras mujeres, a decirle al mundo qué podemos hacer del mejor modo al ver bien. A lo largo del mes, compartiremos historias de mujeres y niñas de todo el mundo que superaron obstáculos y estigmas por usar anteojos y tuvieron un impacto positivo en el mundo a su alrededor. Comparta la suya: “Porque veo bien, puedo _____.”

Categories

Archive

RSS